Érase una vez un calendario.